Maldito Virus Sincicial!

El temido virus sincicial llego a nuestra casa, llego como una simple tos en nuestro Emilonchi, la cual rapidamente fue vista y diagnosticada por un doctor y examenes: oh si! era el Sincicial. Lo bueno es que Emilonchi esta grande dentro de todo, tiene mas de un año por lo cual, gracias a todos los dioses, no le ha afectado tanto, solo un par de días estuvo decaido y con fiebre, pero nada mas. Hemos estado en casa ya casi 2 semanas, esperando que se mejore, con puff, anticongestionantes y kinesiologo. Resumen: ya estamos aburridos de ir a la clínica!!!! Mañana tenemos control, ojala este mejor!! Aun sigue en mi cabeza lo que me dijo la pediatra “Que no vaya al jardín hasta septiembre”, me es imposible! pero pucha seria ideal. El año pasado que era recien nacido, hice el esfuerzo y nos quedamos todo el invierno encerraditos en la casa, sanitos y regaloneando, pero no hay presupuesto que aguante y hay que salir a ganarse los porotos.

Además por este virus aparentemente me resfrie maaaal, hace años no me resfriaba tan fuerte y lo peor es que no me he podido cuidar bien porque tengo que estar al mil porciento cuidando a Emilonchi. Vida de padres.

También me da rabia que estos virus se transformen en epidemia en nuestro niños por la contaminación ambiental de Santiago. Autoridades hagan algo y ponganse los pantalones por la salud de los santiaguinos!!!

Aquí les dejo unos datos sobre el Virus Sincicial que encontre en Familia.cl

El Virus Respiratorio Sincicial (VRS) causa estragos durante el invierno, sobre todo en los más pequeños, ya que tiene la particularidad de afectar más severamente a los lactantes, derivando rápidamente a complicaciones graves, como la bronquitis y la neumonía.

 

Se espera que el Virus Sincicial permanezca durante la temporada invernal. Por tal motivo, el ministerio de Salud llamó a los padres reconocer las señales de gravedad en los niños, para consultar oportunamente y así, evitar complicaciones y mortalidad por enfermedades respiratorias en los pequeños.

Cómo ataca el Virus Sincicial Respiratorio

Este virus afecta al sistema respiratorio y es la principal causa de bronquitis y neumonía en niños. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero los menores de dos años son especialmente vulnerables a presentar complicaciones derivadas de la infección.

El virus produce los síntomas típicos de un resfrío y sus manifestaciones pueden ser congestión nasal, faringitis, laringitis, otitis media, sinusitis, hasta cuadros más severos como bronquitis obstructiva y neumonía.

En los pequeños, generalmente comienza como un resfrío con tos, mucosidad y fiebre. Tras uno o dos días, la infección puede descender hasta los pulmones y provocar insuficiencias respiratorias.

El peligro en los menores de dos años

En los menores de dos años, los bronquios y todas las vías respiratorias son muy pequeñas y finas, por lo que se obstruyen con facilidad cuando se inflaman por acción del virus. Así aparece dificultad y un típico silbido al respirar.

Algunos alvéolos pulmonares colapsan, ya que no puede entrar aire y al mismo tiempo, otros se inflan demasiado, debido a que el esfuerzo para respirar hace entrar aire que posteriormente no puede salir, producto de la obstrucción.

Ambos fenómenos se producen simultáneamente en diferentes áreas del pulmón y puede ocurrir una falla respiratoria que requiere hospitalización y el uso de ventilación mecánica.

Un tercio de los infectados desarrolla neumonía y bronquitis con crisis obstructivas. A menor edad, la severidad con que se presenta la enfermedad tiende a ser mayor, al igual que en los niños con enfermedades crónicas y los nacidos prematuramente.

Los signos de dificultad respiratoria, la edad y el compromiso del estado general del niño definen el tratamiento a seguir.

Cuando el virus no deriva en complicaciones mayores, la enfermedad suele curarse por sí sola después de aproximadamente una semana. Posteriormente puede quedar una tos residual que poco a poco irá desapareciendo.

Altamente contagioso

El VRS aparece en brotes epidémicos cada invierno, que pueden durar hasta cinco meses. Se transmite a través de la saliva o mucosa que se expande en gotas al hablar, llorar, estornudar o toser.

También a través de las manos y objetos que han estado en contacto con personas infectadas. Sobrevive en el ambiente por horas y entra por la nariz, la boca o los ojos.

Cuando alguien se contagia, incuba el virus por aproximadamente 5 días antes de presentar los síntomas, aunque el rango puede extenderse entre 2 y 8 días.

El virus no deja inmunidad, es decir , una persona puede volver a contagiarse varias veces.

Medidas preventivas del contagio

– Lavar las manos frecuentemente, en especial, antes de atender a los lactantes.

– Evitar que los niños estén en contacto con personas contagiadas.

– Un niño enfermo debe dejar de asistir al jardín infantil o salas cuna por una semana, ya que es un foco de contagio para los demás.

– Los niños alimentados con lactancia materna tienen menor riesgo de adquirir una infección por VRS que requiera hospitalización.

– Evite llevar a los niños al supermercado, mall y otros lugares donde haya aglomeración de gente.

– Mantenga buena ventilación en su casa.

– Use sólo pañuelos desechables.

Desde hace pocos años se cuenta con un medicamento inyectable (palivizumab), que contiene anticuerpos específicos contra el Virus Respiratorio Sincicial; indicado únicamente para pacientes de alto riesgo, especialmente lactantes menores de un año, prematuros y con enfermedad crónica pulmonar o cardíaca.

Es un medicamento de alto costo y su acción protectora dura sólo 4 semanas, no obstante, ha demostrado prevenir significativamente la hospitalización en este grupo de niños.

Cuando consultar

El ministerio de Salud llamó a los padres a consultar oportunamente cuando los niños presenten algunos de los síntomas de gravedad descritos a continuación, especialmente si se trata de menores de dos años:

– Respira rápido o con dificultad.
– Se ahoga al respirar o toser.
– Se queja o se le hunden las costillas al respirar.

Si su hijo es menor de tres meses, nació prematuro o pesó menos de dos kilos y medio al nacer, debe extremar la precaución y acudir al servicio de urgencia más cercano si presenta alguno de los síntomas recién descritos, y con mayor razón si:

– Deja de mamar o rechaza alimento.
– Tiene tos.
– Presenta fiebre.

Recuerde que la bronconeumonia no siempre se presenta con fiebre en niños menores de tres meses o prematuros.

Tratamiento

– Guardar reposo.
– Mantener al niño hidratado.
– Mantener humedad ambiental.
– Bajar la fiebre cuando supere los 38 grados.
– Hacer lavado nasal permanente con motitas de algodón empapadas en agua con sal.
– Aspirar las secreciones.
– Acostarlo en posición de semi – sentado.
– Usar aerosoles broncodilatadores (puf) con indicación médica.
– En algunos casos, se puede recurrir a la kinesioterapia para movilizar las secreciones en los bronquios.

 

 

Publicado por

K

@ximenix Doctora de animalitos en @globalvetweb, felizmente casada con @ppriede y madre chocha de @emilonchi

Un comentario en “Maldito Virus Sincicial!”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *