Mi hijo y su sonrisa diferente

Quería compartir con todo el mundo mensajes sobre lo hermoso y bello que ha sido tener a mi maravilloso hijo Emilio durante estos 4 meses.

Pero como si fueran cosas del destino, me encontre con un hermoso articulo de un bebe muy especial. Espero que les haga pensar tanto a ustedes como me hizo pensar a mi.

Mensaje Original de
Savemumsanity.com: My boy with the crooked smile
http://savemumsanity.com/2010/07/16/my-boy-with-the-crooked-smile
Versión traducida.

He sostenido a mi hijo Jarvis en mis brazos tanto como lo tuve en mi vientre.

Ademas del cansancio por no dormir y los dolores de escalar por la curva de aprendizaje de la maternidad, me han acompañado un millón de emociones sobre mis hombros que han amenazado liberarse en los lugares mas inoportunos.

Enojo, culpa, resentimiento, temor, preocupación y autocompación. Las siento regularmente e intensamente. Incluso en momento de alegría, aun están ahi. Ese tiro de culpa desde el borde de la hermosa sonrisa de mi hijo.

Mi hijo nacio con paralisis facial, desde su nacimiento. Esto significa que el lado derecho de su cara tiene menos movimiento. No parpadea con su ojo derecho, su ceja derecha no arquea y su lado derecho de la boca no se abre tanto como el izquierdo. Inicialmente pensaron que fue causado por un exceso de presion durante el parte, pero al parecer llego aqui para quedarse.

No puedo imaginar a mi hijo de otra manera, pero a veces me duele pensar porque fue asi, sentirme responsable por lo que tiene y preguntarme que fue lo que hice para que fuera asi. El hecho es que nunca lo sabre. La paralisis facial, descrubri, es una de esas cosas. Una de esas que nunca conoces, ni tampoco la mayoría de la gente. Ya asumiendo esto, siempre recuerdo que esto no es tan malo. Existen mayores problemas y peores destinos. El es un niño sano y feliz, que crecera como un sano y feliz adulto, pero se que enfrentara problemas. El desafio de crecer siendo un poco diferente. Y como familia enfrentaremos desafios, el de acorasarlo con un saludable autoestima que lo protegera de las burlas, que sea abierto de mensaje a responder por la curiosidad de las personas y que sea generoso de espiritu para aceptar a los demas tal cual son.

Pero hay dias que no me siento capaz. Me rindo. Me enojo cuando personas bien intencionadas comentan que su cara «no esta tan mal» y simplemente acepto sus comentarios sin decir nada. Me contengo de decirles a los demas que no toquen su cara asi, como si empujaran su frente para fruncir el ceño por el. Simplemente sonrio cuando otra vendedor rie y dice que me a guiñado un ojo. Pero en el fondo tengo ese sentimiento, un sentimiento primitivo de protección unido a todas esas emociones negativas de las que me culpo. Pesa mucho.

Pero todo, rapidamente se calma cuando un desconocido me dice «que niño mas hermoso» y yo sonrío por el. El me recompone con su mirada, sus ojos azules brillando con toda la confianza del mundo, y es en ese momento que se que todo estara bien. Todo estará bien con mi hijo y su sonrisa diferente.